LA DIFERENCIA ENTRE ANCIANOS Y PASTORES

Por: John Brown of Haddington
En: Systematic Theology, pp 568-569

Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

De las declaraciones de las Escrituras se desprende claramente que Cristo ha designado gobernantes en su iglesia que no están designados para predicar el evangelio [Rom 12:7-8; Heb 13:7, 17]. Diferentes dones califican a los hombres para enseñar y para gobernar [Efesios 4:7]. Tales reglas son necesarias para la asistencia de los pastores [Gálatas 2:9-10; Hechos 6:2-4; Éxodo 18:17-23].

La forma completa de cada congregación cristiana requiere varios ancianos [Hechos 20:17-38; Hechos 14:23]. Las iglesias cristianas tienen tribunales similares a los judíos que tenían el poder de la excomunión; y que consistía en ancianos gobernantes como representantes de la congregación [Mateo 18:15-17; Núm. 35:24; Deut 19:12; Josué 20:4, 6; Éxodo 12:3,21]; al comparar textos encontramos que “congregación” denota gobernantes de ella. La Setenta (es decir, La Septuaginta o traducción griega del Antiguo Testamento) usa la palabra ecclesia, que se traduce como “iglesia” en Mateo 28:17.

PERO EL NOMBRAMIENTO DIVINO DE LOS ANCIANOS GOBERNANTES ES AÚN MÁS EVIDENTE:

1. De Romanos 12:5-8, “así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”.

Encontramos en el cuerpo de la iglesia la profecía, que incluye la enseñanza y la exhortación, lo que puede corresponder con los maestros y pastores [Ef. 4:11]; y el servicio, que responde ante el diácono que reparte la caridad de la iglesia, y muestra misericordia al visitar a los enfermos y encarcelados, y al anciano que gobierna con diligencia. Aquí los diferentes dones, que se dan para obtener ganancias, infieren diferentes oficios [Efesios 4:7-11; 1 Corintios 12:7-8]. Aquí hay uno que gobierna caracterizado por diferentes dones, y trabajo diferente.

2. A partir de 1 Corintios 12:28, “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.”.

Encontramos gobierno, es decir, gobernadores, aun cuando los milagros denotan obreros de milagros, establecidos por Dios en la iglesia cristiana. Si bien están representados como diferentes de quienes ayudan o diáconos [Hechos 6:1-6], su designación de gobierno indica que su oficio se ejecuta principalmente, si no únicamente, en el gobernar. Mucho más apropiadamente les denota ser gobernantes de los miembros de la iglesia, más que simples administradores de dinero de la iglesia.

ADEMÁS, ES OBSERVABLE QUE DIOS HA ESTABLECIDO ALGUNOS, NO TODOS, [EXCLUSIVAMENTE COMO] GOBERNANTES EN LA IGLESIA.

A partir de 1 Timoteo 5:17, “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar”.

Donde algunos ancianos son representados como dignos de doble honor, aunque no hacen más que gobernar bien, mientras que otros son representados como más dignos de doble honor porque no solo gobiernan bien, sino que también trabajan en palabra y doctrina. Todos los ancianos que pertenecen a la iglesia [compare 1 Tim 1:19; 1 Tim 4:14; 1 Tim 3:15]. Kopionteslaborando” no denota una diligencia poco común, sino el deber común de todos los ministros del evangelio [1 Cor 3:8; 1 Tes. 5:12; Juan 4:38]. Malistaespecialmente” siempre en el Nuevo Testamento distingue a personas o cosas de la misma clase general, unas de otras [Hechos 20:38; Hechos 23:26; Hechos 26:3; Gal 6:10; Fil 4:22; 1 Tim 4:10; 1 Tim 5: 8; 2 Tim 4:13; Tito 1:10; Fil 16; 2 Pedro 2:10].

No solo la mayoría de los Padres Principales en la iglesia cristiana declaran a los ancianos gobernantes, sino que incluso los papistas y episcopales, quienes incursionan contra ellos, tienen una sombra de ellos en sus cancilleres, funcionarios, comisarios, guardianes, y obispos que no se preocupan por las almas, son los ancianos laicos propiamente llamados. Los independientes también administran la mayoría de sus asuntos congregacionales por algunos de sus números.

LAS CALIFICACIONES NECESARIAS DE LOS ANCIANOS GOBERNANTES SON:

1. Piedad verdadera [1 Tim 4:12; 2 Tim 2: 21-22].

2. Capacidad para juzgar las causas [1 Crónicas 12:32; Deuteronomio 1:13; 1 Reyes 3: 5-15; Isa 11: 2-5; Núm. 11: 16-17].

3. Sabiduría, prudencia y rectitud de conducta, en conexión con un buen informe de otros [1 Tim 3: 1-8; Sal. 101:2-8].

Su ordenación debe ser tramitada de forma muy similar a la de los ancianos docentes o pastores [Hechos 1: 15-26; Hechos 14:23; 1 Tim 4:14].

SU DEBER EN GENERAL ES GOBERNAR BIEN; PARTICULARMENTE:

1. Al juzgar lo agradable de las doctrinas a la Palabra de Dios, declarando judicialmente lo que parece bueno para el Espíritu Santo y para ellos, en puntos controvertidos de principios o práctica [Hechos 15: 28-29; Hechos 16:4; Apocalipsis 2:2; Hechos 20:17-31].

2. Al admitir a personas a la iglesia en comunión en las calificaciones adecuadas [Mateo 16:19].

3. Al dirigir o alentar a los miembros de la iglesia a observar las leyes de Cristo, por el honor de Dios y su propia edificación mutua [Heb 13:7, 17].

4. Al cuidar que todas las ordenanzas del Evangelio se conserven debidamente en su pureza y perfección [Cantar de los Cantares 1:7-8].

5. Vigilando cuidadosamente el comportamiento moral de los miembros de la iglesia, instruyéndolos, amonestándolos, exhortándolos, reconfortándolos o reprendiéndolos cuando encuentren causa [Hebreos 13:17].

6. Al visitar a los enfermos de cuerpo, o angustiados en mente [Santiago 5:14].

7. Al hacer provisión para los pobres, u otros gastos necesarios para promover el bienestar espiritual de la congregación [Hechos 11:27-30].

8. Al juzgar el caso de los delincuentes y penitentes, para censurar a los primeros y absolver a los últimos [Mateo 18:15-18; Mateo 16:19].

9. Al regular las dietas de ayuno, acción de gracias, la Cena del Señor, etc. [1 Corintios 14:26, 40].

Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2016/12/19/the-difference-between-elders-and-pastors/

Un comentario el “LA DIFERENCIA ENTRE ANCIANOS Y PASTORES

  1. Buenos días.
    Un gusto saludarles.
    Muy interesante, importante y necesaria conocer la noble labor de los ancianos gobernantes de nuestra Iglesia.
    Dios sea con ustedes.
    Saludos cordiales Honrad al Hijo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: