La Base Bíblica para el Gobierno Civil Cristiano

por David McAllister

Considerando que la Biblia es la revelación de la voluntad del Gobernador Moral de este mundo, estamos obligados a aceptar sus leyes como autoridad en todos los departamentos de la vida humana. No sería la revelación perfecta y adecuada de la voluntad de Dios para nuestra raza si no nos diera todos los principios de conducta en un aspecto tan importante de la vida humana como el del estado. Y, de hecho, una gran parte de la Biblia, especialmente los libros históricos del Antiguo Testamento y los profetas, incluido el Apocalipsis del Nuevo Testamento, junto con pasajes importantes de los Salmos, Proverbios, los evangelios y las epístolas, se ocupa de los principios de la ciencia política. Se ha estimado que dos quintos de la Biblia están dedicados al asunto del gobierno civil. Esta revelación bíblica fue dada para enseñar a los hombres cómo erigir estados y llevar a cabo gobiernos.

La filosofía política de la Biblia es un tema que aún no se ha tratado adecuadamente. Aquí no se presenta nada más que un estudio general de este importante campo. Las enseñanzas de las Escrituras se formulan en orden sistemático, y los pasajes de los cuales se deducen estas verdades formuladas se citan en su totalidad, tanto para la confirmación de las deducciones como para la conveniencia de los cristianos que deseen usar esta formulación en defensa del cristianismo nacional.

La cristianización de la política es una tarea vital de la iglesia en esta época. Es solo haciendo común la aplicación de las siguientes verdades de la política cristiana que se puede avanzar más en el establecimiento del Reino de Cristo en la tierra.

I. Enseñanza bíblica sobre el origen y la naturaleza de la nación.

1.    Dios es el autor de toda la vida nacional.

A fin de exaltarte sobre todas las naciones que hizo (Deut. 26: 19a).

Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, Y glorificarán tu nombre. (Sal. 86: 9).

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra… de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra (Hechos 17:24, 26).

2.    Dios hace que cada nación en particular exista en su propio tiempo en el progreso de la historia del mundo.

Y les ha prefijado el orden de los tiempos (Hechos 17: 26a).

3.    Dios le da a cada nación su propio territorio legítimo.

Y los límites de su habitación (Hechos 17: 26b).

4.    Es, por lo tanto, prerrogativa de Dios, como el Justo Gobernante de las naciones, quitar la vida nacional, así como otorgarla y mantenerla.

En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles, y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar. Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz, me arrepentiré del bien que había determinado hacerle. (Jer. 18: 7-10).

5.    La nación, un ser que Dios crea y que recompensa por su justicia, o destruye por sus pecados, es un ser moral al que Dios le ha dado la ley moral suprema.

Éstos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. (Deut. 6: 1-3).

Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. (Deut. 8: 1).

6.    El gobierno civil, la institución para la regulación y el control de la vida nacional, es en su principio una ordenanza de Dios, y debe ser obedecido como una ordenanza divina.

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. (Rom. 13: 1-2).

7.    El gobierno civil, en su marco o constitución, la distribución y disposición de sus poderes, es la ordenanza del hombre.

Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. (1 P. 2: 13-14).

Recopilando las enseñanzas anteriores del Antiguo y Nuevo Testamento, que se aplican tanto a la nación de los judíos como a las naciones gentiles, tenemos lo que la ciencia política cristiana enseña en referencia al origen y la naturaleza de la nación. Es un ser moral, nacido en la familia de las naciones, en la providencia de Dios, con una constitución vital no escrita, sus posesiones territoriales y su lugar en la historia determinado por el Gobernador Supremo de las naciones. Es capaz de obedecer o desobedecer la ley divina de su ser, tanto en referencia a la constitución escrita, que establece para la dirección del gobierno, su agencia, y en referencia a toda su conducta en su carácter orgánico y colectivo, y seguro de ser castigado o recompensado en consecuencia.

Los pasajes anteriores de las Escrituras muestran de manera concluyente que el gobierno civil es una ordenanza divina, y que el estado como institución se funda en la naturaleza del hombre. Cuando Dios hizo al hombre, lo hizo un ser social, con los principios de la familia y el estado en su naturaleza. Este es el fundamento de la enseñanza de la ciencia política que distingue entre empresas comerciales y otras, o las personas artificiales creadas por la ley humana, y las personas físicas, las naciones y los estados del derecho internacional, que son creaciones del poder divino.

Por lo tanto, así como la persona jurídica que deriva su existencia corporativa del estado está obligada a reconocer en su carta el poder político que le da existencia, así la nación, que deriva su ser de Dios, y su autoridad de esa Fuente última y divina, está obligado a reconocer en su estatuto o ley fundamental al Autor de su ser y Fuente de su autoridad.

II. Las Escrituras requieren calificaciones y deberes morales y religiosos, no eclesiásticos, de los funcionarios civiles.

1.    Los gobernantes civiles son ministros de Dios, derivando toda autoridad justa de Él en última instancia.

Por mí reinan los reyes, Y los príncipes determinan justicia. Por mí dominan los príncipes, Y todos los gobernadores juzgan la tierra. (Prov. 8: 15-16).

porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. (Rom. 13: 4-6).

2.    Los oficiales civiles sostienen su confianza de Dios a través de la gente, para proteger y hacer cumplir los derechos, y refrenar y castigar a los malhechores.

Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella (Rom. 13: 3).

Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. (1 P. 2: 13-14).

3.    Por lo tanto, ninguno excepto los hombres capaces, justos y temerosos de Dios deben ser exaltados al cargo de gobernante civil.

Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. (Ex. 18:21).

El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua. El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, Que gobierne en el temor de Dios. (2 Sam. 23: 2-3).

4.    Cuando los hombres inmorales son elevados a la magistratura civil, se alienta la maldad y a los hombres malvados.

Cercando andan los malos, Cuando la vileza es exaltada entre los hijos de los hombres. (Sal. 12: 8).

5.    Los gobernantes civiles están obligados a aprender la ley de Cristo, y reconocerlo y obedecerlo como Rey.

Sean sabios ahora, pues, oh reyes; sean instruidos, jueces de la tierra. Sirve al Señor con temor y regocíjate con temblor. Besa al Hijo, para que no se enoje, y perezcas por el camino, cuando su ira se enciende un poco. Bienaventurados todos los que confían en él (Sal. 2: 10-12).

6.    Ellos deben consultar la ley revelada de Dios como el gran libro de leyes de la nación.

Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra; para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel. (Deut. 17: 18-20).

7.    Los gobernantes justos y temerosos de Dios traen la luz de la paz y la prosperidad a una nación.

El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, Que gobierne en el temor de Dios. Será como la luz de la mañana, Como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, Como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra. (2 Sam. 23: 3-4).

III. Las Escrituras enseñan que Cristo es el gobernante de las naciones.

1.    Jesucristo, como Mediador, tiene todo el poder y el dominio universal comprometidos con Él, lo que debe incluir la autoridad sobre las naciones.

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. (Mateo 28:18).

Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. (Juan 5: 22-23).

… éste [Jesucristo] es Señor de todos. (Hechos 10: 36b).

Porque todas las cosas las sujetó [el Padre] debajo de sus pies [del Hijo] … (1 Cor. 15: 27a).

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Fil. 2: 9-11).

2.    Se le dan varios títulos a Cristo como gobernante de las naciones.

Porque de Jehová es el reino, Y él regirá las naciones. (Sal. 22:28).

Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará. (Isaías 33:22).

No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. ¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque a ti es debido el temor; porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti. (Jer. 10: 6-7).

… nuestro Señor Jesucristo… bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores (1 Tim. 6: 14-15).

y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra… (Apocalipsis 1: 5).

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes… (Apocalipsis 17:14).

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes (Apocalipsis 19:16).

3.    Cristo en realidad gobierna como Rey de naciones castigándolos por sus violaciones de su ley.

¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, Y príncipes consultarán unidos Contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, Y echemos de nosotros sus cuerdas. El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira… Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás. (Sal. 2: 1-5, 9).

Los malos serán trasladados al Seol, Todas las gentes que se olvidan de Dios. (Sal. 9:17).

Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos… El Señor está a tu diestra; Quebrantará a los reyes en el día de su ira. Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres; Quebrantará las cabezas en muchas tierras. (Sal. 110: 1-2, 5-6).

Porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado. (Isa. 60:12).

y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre (Apocalipsis 2:27).

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS… De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. (Apocalipsis 19: 11- 13, 15).

Compárese también Levítico 26: 14-39; Deuteronomio 28: 15-68; Jueces 2: 12-23; Isaías 63: 1-4; Apocalipsis 6: 15-16. Esta verdad se destaca en cada página de la historia bíblica y la profecía.

4.    Cristo recompensa a las naciones que lo obedecen como su Gobernante.

Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles. (Deut. 28: 1-14).

Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían. (Sal. 2:12).

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí. (Sal. 33:12).

Rescátame, y líbrame de la mano de los hombres extraños, Cuya boca habla vanidad, Y cuya diestra es diestra de mentira. Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, Nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio; Nuestros graneros llenos, provistos de toda suerte de grano; Nuestros ganados, que se multipliquen a millares y decenas de millares en nuestros campos; Nuestros bueyes estén fuertes para el trabajo; No tengamos asalto, ni que hacer salida, Ni grito de alarma en nuestras plazas. Bienaventurado el pueblo que tiene esto; Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová. (Sal. 144: 11-15).

Compárese también Levítico 26: 3-13; Deuteronomio 6: 13-15; Proverbios 14:34. Esta verdad, la contraparte de lo anterior, también se ilustra en toda la historia de la Biblia.

5.    Cristo provee el perdón a las naciones que confiesan y abandonan sus pecados.

Y confesarán su iniquidad, y la iniquidad de sus padres, por su prevaricación con que prevaricaron contra mí; y también porque anduvieron conmigo en oposición, yo también habré andado en contra de ellos, y los habré hecho entrar en la tierra de sus enemigos; y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán su pecado. Entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto con Isaac, y también de mi pacto con Abraham me acordaré, y haré memoria de la tierra. (Lev. 26: 40-42).

Si tu pueblo Israel fuere derrotado delante de sus enemigos por haber pecado contra ti, y se volvieren a ti y confesaren tu nombre, y oraren y te rogaren y suplicaren en esta casa, tú oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y los volverás a la tierra que diste a sus padres. (1 Reyes 8: 33-34; ver también 2 Crónicas 6: 24-25).

En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles (Jer. 18: 7-8).

Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo. (Jonás 3: 5-10).

6.    Las Escrituras predicen el día en que todas las naciones reconocerán y obedecerán a Cristo como su Gobernante, y serán bendecidas bajo Su glorioso reinado.

Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti. (Sal. 22:27).

Dominará de mar a mar, Y desde el río hasta los confines de la tierra… Todos los reyes se postrarán delante de él; Todas las naciones le servirán… Será su nombre para siempre, Se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; Lo llamarán bienaventurado. (Salmo 72: 8, 11, 17).

Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, Y glorificarán tu nombre. (Sal. 86: 9).

Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. (Isaías 2: 2-4).

Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido… y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán. (Dan 7: 13-14, 27).

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 11:15).

La sustancia de la enseñanza anterior sobre la relación de la nación con Cristo está comprendida en los siguientes puntos: 1. El gobierno de Cristo sobre las naciones; 2. Los castigos que justamente vienen por la violación de su ley; 3. La recompensa de la obediencia nacional a su autoridad; 4. El camino del perdón a través de Él, por confesión y reforma.

David McAllister (1835-1907) fue uno de los editores fundadores de The Christian Statesman en 1867 y fue el editor de esta revista durante muchos años. También se desempeñó como secretario general de la Asociación Nacional por la Reforma. Fue vicepresidente del Geneva College y ocupó allí la Cátedra de Ciencias Políticas. También fue pastor de la Iglesia Presbiteriana Reformada de Pittsburgh desde 1887 hasta su muerte en 1907.

*Nota del editor: Este artículo es una versión editada del capítulo 5, “La base bíblica del movimiento”, del libro de David McAllister, Christian Civil Government in America: The National Reform Movement, Its History and Principles [Gobierno civil cristiano en Estados Unidos: el movimiento de reforma nacional, su historia y principios] (Pittsburgh: The National Reform Association , 1927; sexta edición, revisada por TH Acheson y Wm. Parsons). Los principios del gobierno civil cristiano que McAllister establece aquí han sido adoptados por la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Reforma como la base bíblica para la misión de la NRA.Nota del traductor: El artículo final en español quita algunas partes que aparecen en el texto original por ser parte del contexto histórico del autor, historia desconocida para la mayor parte de nosotros en Latinoamérica.

Fuente: https://web.archive.org/web/20050206221617/http://www.natreformassn.org/statesman/03/scripbas.html
Traducido por: Marcelo Sánchez A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: