LOS DOS REINOS Y EL DOMINIO MEDIATORIAL DE CRISTO

Por John Brown de Haddington (Systematic Theology, pp. 309-315.)
Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

EL DOMINIO MEDIADOR DE CRISTO SE DISTINGUE DE SU SUPREMACÍA NATURAL.

Además de la supremacía natural y dominio sobre todas las cosas por igual con el Padre y el Espíritu Santo, Cristo también tiene un dominio mediador, o reino, que:

  • Fue dado por su Padre como la recompensa de su ofrenda en sacrificio: [Sal 2:8; Mat 28:18; Fil 2:6-11; Isa 53:10-12; Isa 52:13-14; 1 Ped 1:21; Luc 22:29; Dan 7:14].
  • Pertenece a él como Dios-hombre: [Isa 9:6-7; Juan 5:22-27].
  • Que respecta principalmente a su iglesia, y se administra para promover la salvación eterna de sus verdaderos miembros: [Ef 4:11-14]

Muchos pasajes bíblicos adscriben a su Señorío y Dominio:

[Gen 49:10; 1 Sam 2:10; 2 Sam 7:16; Sal 2; Sal 21; Sal 45; Sal 72; Sal 89; Sal 96-100; Sal 110; Sal 132; Sal 47; Sal 145-149; Sal 22:27-31; Sal 68:17-35; Sal 24:7-10; Sal 118:22; Isa 9:6-7; Isa 11:4-5; Isa 32:1-2; Jer 23:5-6; Jer 33:15-16; Jer 30:21; Ezeq 17:22-23; Ezeq 21:26-27; Ezeq 34:23-24,29; Ezeq 37:24-25; Ezeq 43:3; Ezeq 46:10; Dan 2:44-45; Dan 7:13-14. Dan 9:25; Dan 12:1; Hos 3:5; Hos 13:9-10; Miq 5:1-6; Miq 2:13; Zac 6:9-13; Zac 9:9-10; Mat 2:2; Mat 25:34,41; Mat 28:18; Juan 1:49; Juan 18:36-37; 1 Tim 1:17]. E, incluso estando en la cruz, su Señorío y Poder estuvo marcado en tres diferentes lenguas [Juan 19:19].

Muchos títulos de Señorío son adscritos a Él, como:

  • Señor [Hech 2:36; 1 Cor 8:6; Efe 4:5]
  • Autor de la Vida [Hech 3:15]
  • Rey de los Santos, Rey de reyes y Señor de señores [Ap 15:3; Ap 17:14; Ap 19:16]
  • La Cabeza de la Iglesia [Ef 4:15-16; Ef 5:23; Ef 1:22; Oseas 1:11; Col 1:18; Col 2:19]
  • El Fundamento [1 Cor 3:11; Isa 28:16; Ef 2:20-22]
  • La Piedra Angular [Sal 118:22; Zac 10:4; Ef 2:20]
  • Gobernante, Juez, Líder, Comandante [2 Sam 23:3; Miq 5:1-2; Isa 33:22; Isa 55:4]
  • Capitán de la hueste del Señor, y de Salvación [Josué 5:13; Heb 2:10]
  • El Pastor [Ezeq 34:23; Isa 40:11-12; 1 Ped 2:25; 1 Pedro 5:4; Heb 13:20]

Muchos símbolos de Señorío son atribuidos a Él:

  • Unción Real [Sal 45:7; Sal 2:1-3; Sal 89:19-20]
  • La inauguración Real comenzó en el propósito eterno de Dios [Sal 2:6-9]
  • Anunciado por los ángeles en su concepción y nacimiento [Luc 1:31-33; Luc 2:10-11]
  • Reconocido por Él mismo y otros en su muerte [Juan 18:33-37; Juan 19:12-19; Mat 26:64; Luc 23:42-43]
  • Solemne investidura Real en su Resurrección, Ascensión y está sentado a la diestra del Padre [Mat 28:18; Hech 2:36; 1 Ped 3:22; Ef 1:20-22; Fil 2:9-11]
  • Coronado Rey por sus enemigos [Mat 27:29; Juan 19:2-3]
  • Coronado Rey por su Iglesia [Cant 3:11]
  • Coronado Rey por su Padre [Heb 2:9; Fil 2:9-11; Sal 21:3]
  • Está en su Trono Real [Sal 110:1,5; Sal 45:6; Heb 1:5; Heb 8:1; Ap 3:21; Mat 19:28; Mat 26:64]
  • Tiene un cetro real, por el cual reúne y gobierna a su pueblo [Heb 1:8; Sal 45:6; Sal 110:2]
  • Destruye a sus enemigos implacables [Sal 2:9; Ap 2:27; Ap 19:15]
  • Genera Leyes Reales [Isa 2:3; Rom 3:27; 1 Cor 9:21; Mat 11:29-30; Gal 6:2; Prov 8:15]
  • Tiene sirvientes reales y embajadores [2 Cor 5:20; 2 Cor 3:6; 1 Cor 4:1-2]
  • Tiene guardias reales o asistentes [Zac 14:5; Hab 3:3-7; Deut 33:2; Jud 14; Mat 4:11; Mat 26:53; Dan 7:10; Sal 68:17; Sal 47:5-6; Mat 13:41,49; Mat 25:31]
  • Recibe ingresos reales [Sal 96:8; Sal 45:11]
  • Posee la Armadura Espiritual [Ef 6:10-19]
  • Posee Poder real para juzgar, absolver o condenar [Juan 5:22; Mar 2:5-11; Mat 25:31-46]

Fue Ordenado en su oficio real por:

  • Melquisedec, Rey de Salem [Heb 7:1-24]
  • Moisés, Gobernante y Profeta en Jesurún (Israel) [Heb 3]
  • Josué, Conquistador de Canaán; David y Salomón, Reyes de Israel y por todos los reyes de Judá [Jer 30:9, 20; Cant 3:6-11; Mat 12:42]  
  1. EL REINADO MEDIATORIAL DE CRISTO ES MUY EXTENSIVO

Alcanza a todas las criaturas,

  • Enemigos conquistados, Ministros e Instrumentos de gobierno y súbditos fieles [Mat 28:18; Hech 10:36; Sal 110:1-3,5-6; Sal 8:6-8; Heb 1:14; Efe 4:11-12; 1 Cor 6:11; Tito 3:5-7; Efe 5:25-27,30]
  • Personas de todas las edades, naciones y condiciones [Sal 2:8; Sal 73:10-14; Sal 22:27-28; Gal 3:28; Col 3:11]
  • En cuerpo y Alma [Fil 2:10-11]

Pero, aunque Cristo, como Mediador, tiene el poder de influir en el manejo de todas las cosas en el cielo y en la tierra para el beneficio de su iglesia, [Ef 1:22; Juan 17: 2; Mat 28:18; Prov 8: 15-16; 2 Sam 8:15], Él no es, como Mediador, el gobernador moral de los hombres, que están sin su iglesia visible.

CRISTO NO ES EL MEDIADOR DE LOS PAGANOS

La Escritura nunca lo representa como gobernador moral mediador de los paganos, sino como Rey de:

  • Sión, [Zac 9: 9; Sal 2: 6]
  • De la casa de Jacob [Luc 2:33]
  • De su propia casa [Heb 3: 6]
  • Su reino puede tener multitudes agregadas [Sal 110: 2-3; Ap 11:15; Abd 21]

Los hombres no son naturalmente miembros de su reino, sino que gentilmente fueron traídos a Él [Col 1:13].

No encontramos leyes mediadoras sin su iglesia [Rom 2:14; Ef 1:12; Isa 2:3] ni ninguna proclamación de su autoridad mediadora [Isa 63:19; Sal 147: 19-20].

Cristo, siendo siempre indivisible, no puede ser el gobernador mediador de la moral de los paganos, hasta que él sea primero su profeta o maestro mediador, [Sal 147: 19-20; Ef 2:12; Hech 14:16; Hech 17:30].

Cristo no puede ser el gobernador moral mediador de los paganos sin estar bajo la dispensación del pacto de gracia, y teniendo los medios para su salvación eterna, lo que es seguro que no tienen, [Efe 2:12; Prov 29:18; 2 Juan 9].

  • EL REINO MEDIATORIAL DE CRISTO ES ESPIRITUAL

El Reino mediador de Cristo es de naturaleza espiritual [Luc 17:20-21; Juan 18:36]. Y por lo tanto, en su forma del Nuevo Testamento, se llama el reino de los cielos, o de Dios, para señalar que su original, forma, administración, privilegios y tendencia son celestiales y divinos [Mat. 3:2; Mat 4:17; Mat 22; Mat 25].

En su forma más gloriosa, comenzó cuando el dominio temporal se separó de la tribu de Judá y la familia de David [Gen 49:10; Dan 9:24-27].

Fue tipificado por el gobierno temporal de los judíos, y por lo tanto debe ser de una naturaleza espiritual más excelente, [Heb 11:40; Heb 10:1; Heb 9:10-11].

Todo lo que pertenece al reino es espiritual. El rey es manso y humilde, una raíz de un terreno seco, que no vino para ser servido, sino para ministrar, un siervo de gobernantes, que evitó toda apariencia de dominio temporal, [Zac 9:9; Isa 11:5; Isa 53:2; Isa 49:7; Mat 20:28; Juan 6:13; Luc 12: 13-14] y es un Espíritu vivificante, [1 Cor 15:45]. Su trono a la diestra de su Padre, y en los corazones de su pueblo, es espiritual, [Sal 110:1; Heb 1:3; Ap 3:21; Efe 3:17; Col 1:27].

Su cetro es su palabra espiritual, hecho el poder de Dios para la salvación o destrucción de los hombres, [Isa 2:3; Isa 53:1; Sal 110:2; Rom 1:16; Juan 6:63; Heb 4:12; 2 Cor 10:4-5; Sal 45:4-5; Sal 2:9; 2 Cor 2:16; Os 6:5; Ap 2:12,16; Ap 19:15,21]. Sus leyes son espirituales, [Rom 3:27; Rom 8:2; Rom 7:12,14]. La adoración y el homenaje que se le rindió son espirituales [Juan 4:24; Rom 12:1; 1 Ped 2:8-9; Fil 3:3].

Sus verdaderos súbditos son hombres espirituales, un pueblo dispuesto, renovado en el espíritu de sus mentes, nacido de lo alto, no de la voluntad de la carne, sino de la voluntad de Dios por su Espíritu, [1 Cor 2:15; Sal 110:2; Rom 12:2; Efe 4:23; Juan 1:13; Juan 3:5-6; Sant 1:18; 1 Ped 1: 2,23; 1 Ped 2: 5; Gal 4:19] y su morada y conversación son celestiales y espirituales [Efe 2:6 Fil 3:20; Col 3: 1-2].

Su forma de gobierno es espiritual [Zac 4:6]. Sus ministros, principales enemigos, armaduras, guerras y principales castigos y recompensas, son espirituales [1 Ped 3:22; Heb 1:14; Sal 103: 19-21; Efe 4:11-12; Ef 6:10-20; 2 Cor 10:3-5; Juan 14:27; Juan 16:33; Rom 14:17; 2 Cor 4:18; 2 Tesal 1:6-10].

Sus fines de erigir su reino son espirituales, es decir, destruir las obras, el poder y el reino del diablo [1 Juan 3: 5,8; Col 2:13] y glorificar a Dios en la salvación eterna de los hombres [Gen 49:10; Sal 72:17; Isa 45:17; Efe 1:3; 1 Ped 4:11; Luc 12:14; Efe 3: 21].-Solo en alusión al estado judío, y en condescendencia con la debilidad de los hombres, este reino espiritual a menudo es representado por los profetas en figuras extraídas de un reino temporal [Deut 30: 4-5; Ezeq 34; Ezeq 37; Dan 7:27; Miq 4: 6-8; Sal 2; Sal 72; Sal 21; Sal 45].

  • EL REINO MEDIADOR DE CRISTO ES ETERNO.

Cristo fue nombrado desde toda la eternidad [Sal 2:6-8; Prov 8:23; Mic 5:2]. Comenzó a ejecutar su oficio real inmediatamente después de la caída [Gen 3: 8-19]. Lo ejecutó todo el tiempo bajo el Antiguo Testamento, al llevar a Adán, a Noé, a Abraham y a sus familias, a un estado de iglesia [Gen 3:24; Gen 4:3-4; Gen 9; Gen 12-28], en la prescripción de leyes a los hebreos en el desierto [Éx 15 a Deut 31], al designar la forma y el servicio del templo de Salomón [1 Cr 17;1; Cr 22-26; 1 Reyes 5-9].

En su encarnación, nació como rey [Mat 2: 2]. Fue reconocido como tal por los sabios [Mat 2: 1-2,11], por Nathaniel [Juan 1:49], y por la mujer Sirofenicia [Mat 15:22]; por hombres ciegos, [Mat 9:27; Mat 20:30-31]; por los marineros [Mat 8:27], por el ladrón crucificado [Lucas 23:42], por Pilato [Juan 19:19]; por los ángeles [Luc 1:31-33; Lucas 2:10-11] y por su Padre [Mat 17:5].

En su estado de humillación, actuó como Rey de su iglesia, al instituir ordenanzas, nombrar oficiales y emitir los mandamientos en su propio nombre [Mat 10; Mat 16:18-19; Mat 18:15-20; Mat 26:26-28; Mat 5-7; Luc 6; Lucas 10]; al echar fuera a los demonios [Mat 4:25; Mat 12:28, etc]; en purgar repetidamente el templo judío de compradores y vendedores [Juan 2:13-17; Mateo 21: 12-13]; al cabalgar triunfalmente a Jerusalén en un asno [Mat 21; Juan 12; Zac 9:9]; al vencer y triunfar sobre sus enemigos en la cruz [Col. 2:14-15; Gen 3:15] y después de su resurrección, fue solemnemente investido con poder real, [Mat 28: 18-20; Fil 2:8-11; Hech 5:31; Hech 2:36; 1 Ped 1:21; 1 Ped 3: 18,21-22; Ef 1, 20-23; Sal 47: 5-7; Sal 24:7-10; Sal 68:18; Sal 110:1-7].

En su estado exaltado de realeza, designó la forma y las leyes de su iglesia del Nuevo Testamento [Juan 20:21-22; Mat 28:18-20; Hech 1:3-4,8; Mar 16:15-18; 1 Cor 12:28-29; 1 Cor 11: 23-29; Efe 4:11-12] Él la posee y la gobernará hasta el fin del mundo [Mat 28:20; Sal 89:37; 2 Sam 7:13; Isa 9:7; 1 Cor 11:23,26]. En el último día, Él juzgará al mundo; y luego continuará su reinado por toda la eternidad [Sal 50: 2-6. Mat 25:31-46; Ap 20:11-15; Sal 45: 6-7; Sal 89:37; 2 Sam 7:13; Dan 2:44; Dan 7:14,27; Lucas 1:33; Isa 9:7; 1 Tes 4:17].

En el fin del mundo dará cuenta a su Padre por su administración en el tiempo, presentará a todos sus redimidos, perfectos en santidad y felicidad, y cambiará su actual forma de gobierno [1 Cor 15:24-28]; pero conservará para siempre su poder real. Sus enemigos, siendo todos conquistados y bajo sus pies, no podrán destronarlo [Juan 16:33; Col 2:15; Heb 2:18; Isa 25:8; Sal 110:5-6; 1 Cor 15:25]. Sus súbditos no buscarán destronarlo [Isa 54:9-10; Isa 61:10; Isa 26:2; Jer 32: 39-40]. Tampoco su padre lo intentará [Sal 45:6; Heb 1:8; Sal 89:3-4,28]. Tampoco sería por el honor de Dios o el beneficio de su pueblo, que se le privara de sus peculiares honores de recompensa, mientras disfrutan de las glorias que compró.

EL REINO MEDIATORIAL DE CRISTO DEBE SER DISTINGUIDO EN:

Su reino de poder, en el cual tiene la disposición de todas las cosas en el cielo y en la tierra, por el bien de su iglesia [Mat 28:18; Mat 11:27; Juan 3:35; Juan 5:22; Ef 1:20-22; Fil 2:9-11; 1 Ped 3:22; 1 Cor 15:25]. La jefatura de David sobre las naciones paganas que conquistó, era típica de esto, [2 Sam 8:14; 2 Sam 22:44; Sal 18:43-44].

Su reino de gracia, cuya forma externa consiste en la profesión en conjunto de los hombres, la adoración y el servicio de Dios en Cristo, por medio de oficiales y ordenanzas de su propio nombramiento. Con respecto a esto, los hombres a menudo fingen sujeción a él, y serán expulsados, [Sal 18:44; Mat 8:12; Mat 13:47; Mat 21:43]. La forma interna del mismo consiste en la subordinación espiritual de los verdaderos creyentes a Cristo como su esposo, salvador y Señor, y en justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo [Luc 17: 20-21; Isa 44: 3-5; Isa 45:23; Rom 14:17; Fil 3:3; Tito 2:14].

Su reino de gloria, que también se llama el reino del Padre, porque él lo da a los hombres redimidos, y reina en él de una manera más inmediata, dejando a un lado las ordenanzas y los oficiales de la iglesia, y el sometimiento de Cristo, como hombre y Mediador, para él, más plenamente manifestado [Mt. 25:34; Mat 13:43; 1 Cor 15:28].

CÓMO CRISTO ADMINISTRA SU REINO DE PODER

  • Al nombrar o hacer que los ángeles, los hombres y cualquier otra criatura trabajen juntos por el bien de su iglesia, especialmente sus verdaderos miembros, en su estado militante [Heb 1:14; Sal 34: 7; Sal 78:49; Rom 8:28; 1 Ped 3:13].
  • Al permitir que los ángeles malvados y sus instrumentos tienten y persigan a sus súbditos profesos [2 Cor 12:7; Efe 6:12; 1 Tesal 2:18; Ap 2:10; Ap 12-13; Ap 20:7-9].
  • Al restringir y limitar su ira y odio, con respecto a su fervor, duración o efectos [Ap 2:10; Ap 12: 10,12; Ap 20:1-3; Sal 76:10].
  • Al hacer que todas sus tentaciones, y los hostigamientos de su pueblo, lleguen a su gloria y su bien [Sal 76:10; Rom 8:28; 2 Cor 4:17; Sal 119:67,71; Sal 119:65; Heb 12:10-11; Fil 1:12-14; 1 Cor 11:19; Miq 7:9,14; Isa 27: 9].
  • Al juzgar y castigar a todos los enemigos de él y de su pueblo, Sal 2:9; Sal 21:8-12; Sal 45:5; Sal 72:9; Sal 110:1,5-6; 2 Cor 15:25]; especialmente sus opositores judíos Mat 24:29-51; Mat 21:44; Mat 22:7]; los paganos perseguidores del imperio romano, [Ap 6:12-17]; los papistas anticristianos [Ap 9; Ap 11; Ap 13; Ap 14-19; 2 Tesal 2:8]; y todos los ángeles y hombres malvados en el último día, [2 Tesal 1:8-9; Ap 14:11; Ap 20:12-15; Mat 25:31-46].
  • En recompensar a aquellos que habían sido amables con su gente y sus intereses, como al hacer el uso más honorable de los ángeles en el último día, [Mat 25:31; Judas 14; 2 Tesal 1:7]; y en la gloriosa renovación de este mundo inferior [Rom 8:21; 2 Ped 3:13].

CÓMO CRISTO ADMINISTRA SU REINO DE GRACIA EN SU FORMA EXTERNA

  • Al nombrar muchas ordenanzas diferentes de adoración, comunes o más solemnes, para erigir o preservar su iglesia en su estado infantil o adulto, [Gen 4: 4-5; Gen 17: 10-14; Éx 12-40; Lev 1-27; Num 3-6; Num 15; Num 17-19; Num 28-29; Deut 4-32; Mat 5-7; Mat 10; Mat 16: 18-19; Mat 18: 15-20; Mat 28: 19-20; Mar 16: 15-18; 1 Cor 11: 23-29; 1 Cor 14; 1 Tim 2-6; Tito 1-3].
  • Al instituir cargos, calificar y enviar oficiales ordinarios y extraordinarios, para erigir y mantener su iglesia, [2 Cro 36:15; Heb 1: 1; Ef 4: 11-14; 1 Cor 12].
  • Al dar su Espíritu, para que, por sus influencias ordinarias y extraordinarias, acompañando la proclamación de su verdad, pueda dar fe de sus oficiales y doctrinas, juntar y preservar a sus súbditos, y hacer que observen sus ordenanzas y leyes [Isa 32:15-18; Isa 44:3-5; Isa 59:21; Joel 2: 28-29; Juan 16:7-14; Juan 15:26-27; Juan 14:16-17,26; Juan 7:37-39; Juan 3:5-6,8; Juan 20:22; Ezeq 36:27; Prov 1:23; Hech 1: 5,8; Hech 2: 1-47; Hech 4:31; Heb 2: 4; 1 Tesal 1:5; 1 Juan 2:20,27].
  • Protegiendo providencialmente a su iglesia de ser arruinado por maestros erróneos o profesores sucios dentro de ella, o por perseguidores abiertos sin ella [Zac. 2:5; Isa 63:9; Ap 6-7; Ap 11-12; Ap 14: 1-5].
  • Al ampliar su iglesia a expensas de sus enemigos judíos, paganos o anticristianos [Sal 110: 2,5-6; Dan 2:44; Ap 12:10; Ap 11:15; Isa 49; Isa 54-55; Miq 4-5; Zac 8-14; Zac 2:11].

CÓMO CRISTO ADMINISTRA SU REINO DE GRACIA EN SU FORMA INTERNA

  • Llamando efectivamente a sus elegidos, y cambiando su estado y naturaleza, trayéndolos a sí mismo, rescatándolos así de su esclavitud a la ley quebrantada, el pecado, Satanás, el mundo y la muerte [Sal 110:3; Sal 22:27-31; Isa 27: 12-13; Isa 44:3-5; Isa 45:24-25; Isa 49: 25-26; Rom 8: 2; Rom 6:14; Rom 7:4; Juan 3:5-6,8; Juan 5:25; Juan 8:32,36; 1 Cor 6:11; Tito 3: 3-7; Col 1:13; 1 Ped. 1:2-3].
  • Al gobernarlos por su palabra que les fue publicada en el evangelio y escrita en sus corazones por su Espíritu, como iluminador, director, vivificador y consolador; y en subordinación a esto, por su providencia, corrigiéndolos por su desobediencia o perdonándolos, en sus renovados actos de fe y arrepentimiento, Sal 147: 19; Sal 119: 11,18; Juan 14: 16-17,26; Juan 15:26; Juan 16: 13-15; Gal 6: 8; Gal 5: 18,22-23; Ef 5: 9; Sal 89: 30-35; Sal 94:12; 1 Ped. 1: 6-7; Miq 7: 14,18-19; Sal 119: 67,71; Sal 99: 8; Isa 38:16; Isa 44:22; Isa 57: 17-19; Os 2: 6-7, 14; Jer 31: 18-27; Heb 12: 5-11; Ap 3:19].
  • Al protegerlos de la influencia dañina y re-esclavizante del pacto roto de obras, y del pecado, Satanás, el mundo o la muerte [Col 3:3; Judas 1; 1 Ped 1: 5; Juan 10: 28-29; Sal 41; Isa 46: 4; Isa 63: 9; Isa 25: 8; Os 13:14; Heb 2:15; Sal 23: 4].

CÓMO CRISTO ADMINISTRA SU REINO DE GLORIA

  • Al dar a todos sus verdaderos súbditos en la tierra, un título completo e irrevocable y algunos anticipos de su felicidad [2 Cor 5: 1-7; 2 Cor 12: 1-6; 1 Ped. 4:14; 1 Ped 1: 8].
  • Al preparar el cielo para ellos contra el momento señalado de su muerte, así como también por ellos [Juan 14: 2].
  • Al admitir fácilmente a sus almas difuntas en las mansiones celestiales [Hech 7:59; Luc 23:43; Luc 2:29; 2 Ped 1:11; Ap 3:21; Ap. 14:13; Isa 57: 2; Fil 1: 21,23].
  • Levantando a los muertos, juzgando pública y solemnemente el mundo en el último día [Juan 5: 28-29; Dan 12: 2; Ap 20: 11-12; Mat 25; 2 Tim 4: 7-8; Tito 2:13].
  • Al quitar todo poder temporal y autoridad, que se había usado en la iglesia o en el estado, para que todo esté bajo el gobierno más inmediato de Dios [1 Cor 15: 24,28].
  • En la presentación solemne de todos sus súbditos redimidos en un cuerpo a su Padre, perfectos en santidad y felicidad [1 Cor 15:24; Heb 2: 10,13].
  • Gobernar perpetuamente y bendecir a sus santos en su estado celestial con el disfrute pleno e inmediato de Dios [1 Tes. 4:17; Isa 60: 19-20; 1 Cor 15:28].

Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2018/04/09/christs-mediatorial-dominion-and-two-kingdoms/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: